El bloqueo del lector

La verdad es que el título da unas ganas de mierda de leer, pero es el adecuado. Tampoco sé cómo voy a enfocar el tema. Mientras tanto, caigo otra vez en el tópico de reactivar un blog con una o hasta dos actualizaciones diarias hasta que cese la frescura, las ideas o qué sé yo.
Hace un par de días vi un vídeo de un canal literario de youtube. Algunos sabréis que dichos canales los suelen llevar chicas muy jóvenes cuya idea de una buena novela tiene que ver con si esta te hace llorar o no. Pero, como siempre, generalizar a veces es inevitable (o hasta necesario) pero también un error. En el vídeo que vi, la chica en cuestión hablaba del bloqueo del lector, aunque lo abordaba desde el enfoque de quien ya lee por hábito; de modo que daba consejos sobre cómo no bloquearse entre libro y libro por culpa de la indecisión o el “agotamiento”, entre otras cosas. Todo lo que decía tenía sentido, y yo creo que más incluso que lo que la gente llama “el bloqueo del escritor”, cosa que no es que yo diga que es un mito, pero sí algo muy poco habitual, ya que creo que la mayoría de veces, cuando alguien se queda en blanco no es por un misterioso bloqueo, sino simplemente porque no ha estado dando de comer al coco ni ha ejercitado lo suficiente la imaginación (no ha estado leyendo, ni viendo cine, etc., no ha preguntado, no ha curioseado…)
Pero el bloqueo del lector… eso ya son palabras mayores. Y más cuando vamos un poco más allá y hablamos del bloqueo del lector de, digamos, toda la sociedad. Lo cual más que un bloqueo es un eterno periodo de posguerra lectora.
De una guerra en la que, curiosamente, las bombas las estuvieron tirando los centros educativos…
Más allá de las terribles secuelas de la lectura obligatoria, que se ha cobrado más vidas que cualquier dictador o ejército, me llama la atención cómo los años del colegio –o el instituto, la universidad o el máster o demás medallas– han conseguido no solo bloquear la capacidad lectora de la mayoría de la gente, sino también convencerles de que dicen la verdad cuando alegan que no tienen tiempo. Nuevamente una generalización; pero seguro que se me entiende. La realidad no suele tener que ver con lo que la gente no puede hacer, sino con lo que no quieren hacer. Una base corrupta, un espíritu atrofiado, por decirlo así, se convierte en algo indispensable para algunas personas; indispensable en cuanto a poder creer que han logrado un grado de felicidad suficiente para no tener ganas de despeñarse.
La verdad es que la «gente normal» es el tema que más da de sí. Es donde más mierda soterrada, disimulada y aceptada vas a encontrar. La gravedad de la misma cada cual la decidirá. Yo, personalmente, puedo entender (aunque no compartir) los motivos que tiene un terrorista para hacer lo que hace. Pero ¿la gente normal?, ni ellos saben qué mierda les pasa; tienen una vaga idea del control consistente en contar monedas, y poco más.
Las personas normales dicen que cuando llegan del trabajo no quieren pensar, y se ponen a ver Lo Que Sea en la tele.
Hay un problema con lo de pensar, la gente asocia el pensar a cosas increíblemente aburridas o desagradables. No leer porque supone un esfuerzo tiene el mismo sentido que no follar porque supone un esfuerzo. Esta última frase necesita un momento de reflexión; aunque a algunos les parezca mentira, es completamente cierta.
Siempre podría saltar alguien y decir que a veces no folla con su mujer por cansancio.
Esa frase necesita bastante menos reflexión que la otra, basta con pensar “mal”.
La gente no lee no porque no puedan, no porque estén demasiado cansados, no porque sus vidas sean un no parar. La gente no lee porque son lo suficientemente idiotas, porque un título actual, aunque sea universitario, no te libra de ser idiota. Y son idiotas porque no leen.

leer

Anuncios

Un comentario en “El bloqueo del lector

  1. Totalmente de acuerdo, lo peor es que “como es normal” encima hay quien afirma no leer nunca con total convicción e incluso orgullo.
    Preferir ver cualquier serie de las pésimas que vomita la tv antes que escarbar entre las páginas de un libro es un acto de estupidez.
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s