1001 maneras de lanzarte al retrete y tirar de la cadena

Hemos estado pensando intensamente en qué nombre ponerte, David. A mí me gustaba, pero al final nos “decidimos” por Rafael, que era el que le gustaba a tu madre, y a su vez el nombre de tu abuelo, fallecido en un accidente al invadir el óvulo de su mamá y morir 81 años después. Luego has nacido y has conseguido matar el aburrimiento, pero no se lo digas así a tu progenitora; hay tantas cosas que callar que pronto aprenderás que es mejor –en general– permanecer en el ostracismo. Te hemos ametrallado a fotos, creo que ya hay más fotos tuyas de bebé que de Michael Jordan en toda su vida. Y no solo de bebé, los años pasan rápido, la cuenta de Facebook de ya-sabes-quién haría las delicias de cualquier pedófilo. (Pero tú chitón…) Cuando sonríes tenemos la sensación de haber hecho algo bien, quiero decir por primera vez, es fácil olvidar que llegaste para acabar con el gusano envenenado de la reciente convivencia… Luego has hecho cosas como comenzar a caminar, y aunque no es culpa tuya, los artículos para niños pequeños son un atraco económico a mano armada. Da igual si son de primera necesidad o no, y a veces es difícil saberlo (no para ella, dice ella…). Has estado también por la guardería, claro, te cuidaba una chica de veintipocos que tiene mucho éxito entre los padres, y hasta ha provocado alguna crisis existencial en alguno. (No todo se puede solucionar con la masturbación, pero eso ya lo irás aprendiendo.) He visto, además, que muchos otros papás y mamás han hecho lo mismo que nosotros (y por los mismos motivos), y ahora se quejan de no tener tiempo libre y demás, aunque siempre con una exculpatoria sonrisa, claro. Hay tantas clases de amor que ya los hay de varios tipos que son más bien adulterados, y algunos muy sofisticados y complejos. No es que haya padres que no quieran a sus hijos (espero), pero lo que parecían querer, sobre todo, era tener otra propiedad (lo siguiente a enseñar después del piso), esta vez orgánica, sin que fuera más plantas, perritos o gatitos de postal. Nos han dicho que eres despierto y muy creativo, incluso pro-activo. No hay muchos niños pro-activos –nos han aclarado–, y luego yo he preguntado a la veinteñaera qué significaba eso, y tu madre me ha echado bronca, porque he hablado en uno de esos momentos en los que había que callarse. (Luego la he cazado buscando el término en Google…) Dimos en adopción a Ruski, por cierto; ahora vivirá con mi hermano, tu madre creía que te mordería en el cuello o tendría algún tipo de psicosis celosa perruna. En todo este proceso, he estado pensando en muchas cosas cuando no llorabas e intentaba recuperar el sueño. Pronto comenzarás la Primaria y tu educación estandarizada. Tu madre está eligiendo colegio, está emocionada (intenta hacerme creer que lo hacemos en equipo). En fin. Ha sido un placer, hijo mío.

snoop

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s