Desarrollo exhaustivo de la etapa académica de un no-gilipollas irresponsable

De chaval tenía una especie de táctica psicológica para sobrellevar mejor todos aquellos rituales que no me apetecían y que me veía obligado a soportar. Esto se daba casi a diario. Pero para no desgastar mi psicología personal, solo tiraba de dicha táctica una o dos veces a la semana. Un día fijo era los viernes. Como buen mal estudiante, me había pasado la semana trampeando, no haciendo deberes, suspendiendo, aprobando por los pelos, y a su vez intentando pasar desapercibido, intentando ser el cono de la clase, etcétera. Ese proceso era agotador; pero la clave de todo el asunto es que mi desmotivación era de tal calibre, que cualquier conducta parecida a seguir los mandatos adultos hacía que me entrara la risa floja, y aún menos ganas de hacer nada (de lo que ellos quisieran que hiciera, claro). Creo que el sistema educativo me perdió más o menos en la época en la que ya supe leer con fluidez, un fenómeno bastante temprano en mi caso, que me distanció de aquel entorno a la velocidad a la que se expande el universo, y lo hizo de casi todos los temarios, ejercicios e idiosincrasias que se diesen en el aula de turno. Cuando comenzábamos –por poner un ejemplo– un nuevo temario del libro de Lengua, lo único que era capaz de pensar era que al menos había acabado el anterior. Estaba en terreno de nadie, no me portaba mal pero sacaba malas notas. Esto desconcertaba a algunos profesores, porque normalmente los niños intentan encajar, aunque solo sea en el grupo de los gilipollas. Había al menos tres grupos, lo empollones, los responsables y los gilipollas. Yo no intentaba sacar buenas notas, y a la vez tampoco me interesaba fastidiar a nadie ni molestar. Yo solo quería… no estar allí. (O simplemente no estar.) Hasta una edad que ni me atrevo a calcular, yo solo era alguien a un nivel legal. Tenía DNI. Pero no me interesaba hacer nada, porque nadie me había insinuado que yo pudiera hacer algo o tomar decisión alguna. No era bueno en nada porque oficialmente no era bueno en nada. Leía, empecé a ver pelis, dibujaba, pero nada de eso, según me decían, me iba a llevar a ningún lado, eso no perfilaba personalidad alguna. Leerme las mil páginas de It sólo significaba no haber estudiado para tres o cuatro exámenes.
Mi táctica para soportar años y años de aquella época, era estúpida y sencilla. Cuando iba al colegio los viernes, el camino era de tierra, había casas abandonadas y toda clase de piedras. También había tiza. Solía coger una y pintaba una cruz, o una X, o simplemente hacía un rayajo en alguna parte visible de algún muro. Lo miraba, y pensaba que mi objetivo era volver a ver ese rayajo aquel día en la vuelta, a poder ser sin haber sufrido grandes daños, broncas, capítulos desagradables pasivo-agresivos, o incluso humillaciones en clase (que por cierto raramente venían de compañeros, ya se encargaban de ellas los profesores). Así, al salir a las cinco de la tarde de clase, topaba con la visión de ese rayajo, y era el momento más feliz de la semana, tenía el fin de semana por delante, y al menos podía olvidarme de que no era nadie, de que no servía para nada y de que no sería exitoso e inmortal en el futuro como muchos compañeros de clase (con los que constantemente se me comparaba).

ken

Anuncios

Un comentario en “Desarrollo exhaustivo de la etapa académica de un no-gilipollas irresponsable

  1. No sé si será impresión mía pero me ha parecido la continuación (o el equivalente al menos) de “5,5”. Desde luego está muy mal montado el sistema, para adormecer las capacidades más que para potenciarlas; te dejo una charla que me gustó mucho y que quizá conozcas:

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s