Un judío llamado Dezso Adler

Un judío llamado Dezso Adler se levanta un día con (aún) cierto vigor, dispuesto a cumplir con sus tareas. Al llegar al patio de trabajo, mira al nazi armado en su torre. El nazi le señala un yunque, le dice que su tarea hoy es llevarlo de A a B. El judío, en pos de sus obligaciones, acarrea con el yunque esforzadamente. El peso le doblega, pero el día es soleado y decide que la felicidad no es una consecuencia, sino una opción. De modo que saca fuerzas de flaqueza, arma los músculos y sonríe echando un vistazo al hermoso cielo de Auschwitz. Su mejor amigo, Nandor Altman, también afinado en el campo de concentración, pone morros continuamente y se queja, no para de quejarse, no acaba de entender qué hace allí y por qué es tan importante que estén todos allí. Esto irrita a Dezso, al que siempre le irritan las personas quejicas como Nandor. Ambos llegan con sendos yunques a B, y los depositan con resoplidos en el suelo. Entonces miran al nazi en su torre. El nazi asiente y les dice que ahora tienen que cargar el mismo yunque otra vez hacia A. Dezso pregunta si es que ha habido algún error, y que él está dispuesto a mejorar si es que el error ha sido suyo. El nazi hace una mueca sin contestar. Al día siguiente, Nandor Altman acarrera con su yunque, esta vez solo. Al anochecer, encogido en su camastro junto a tres compañeros más, coge sueño mientras trastea con tristeza en su Iphone, y va pasando las fotos del perfil de Facebook de Dezso, la mayoría de su gato: Adolf.

perro

Adulador

La academización exhaustiva es la mitificación enfermiza de lo ya hecho, el enfoque insalubre, la isla más alejada del futuro, de la creatividad. Como mucho, un mero satélite del que recibir y aprovechar solo las señales imprescindibles. Es la forma de anclaje más oxidada, más abundante, rascacielos enmohecidos cuya visión a la luz del sol sigue fabricando conversos a la causa. Dicha causa es un bucle, un sintético presente, el baúl de oro sólo para los habitantes de los lujosos áticos. Servidumbre. El estancamiento elegante. Lo que hay –a todos los niveles–, más alejado de ti, más alejado de la chica por la que te pondrías en la trayectoria de la bala.

rasc

Responsable

Hijo mío. Ante todo debes entender que la institución es más importante que tú. Ella calcula tu valía: qué valía posees; y lo hace con exactitud. Te nutre. Te permite Ser, con sentido práctico y cómodamente unidireccional. Si entiendes y aceptas que tú vales lo que ella te diga, te convertirá en Alguien de Provecho. Te lo dirán todos y todos tendrán razón. La institución te apoya en todo lo que puedas hacer por ella, y te devolverá el favor señalándote un nuevo punto de llegada. Te dirá qué sentido tienes y para qué sentido te mueves. Te obsequiará las viandas de las fechas señaladas. Te enseñará a sonreír y por qué debes hacerlo. En ocasiones te dará la suficiente tregua. Te galardonará –si interpretas bien tu recurrente personaje– con fino y elegante papel, pruebas de tu bondad. Te enseñará cómo resultar elegante. Te hará comprender la inexorabilidad de su juicio, y lo inevitable de tu honroso sacrificio. Quizá con el tiempo entenderás por qué aquí puede ser una ventaja que solo te atrevas a sospechar que no entiendes nada, o que nada te interesa de verdad, o por qué es tan apropiado ser tan solo uno más en medio de la multitud. La institución te abrirá sus puertas hacia tus recompensas mensuales. Las necesitarás para tu supervivencia material y social. Sabes que siempre estará ahí, eso es algo que debes asumir. Si eres responsable, tarde o temprano lo comprenderás. Solo saltaste a un río, y aunque en un futuro sepas con certeza (dios no lo quiera) que el agua nunca es la misma frente al mismo claro, será mucho mejor que sigas respondiendo con la respuesta que te dijeron era correcta.

basc

Cenizas de material encontrado

Cuando el río suena, a veces solo son alucinaciones auditivas. Dijo un superviviente.
Aunque otras veces es la lanza que viene volando hacia tu pecho.
Salió una noticia vociferada a los cuatro vientos. El boca a boca corrió como los fluidos de un adolescente con su primera chica. Todos se alteraron, era algo sumamente grave, podía afectar a cualquiera, ser tema de conversación vinculante en el salón de cualquier casa o pisito humilde. Corrió la información incluso bajo todos los puentes, nuevos techos de la clase media. Te ponías en tensión solo con pensar en ello. Los mandatarios estaban pensando en poner en marcha un dispositivo, una flota en pos de la nueva Helena de Troya. El Diablo hizo pendular su inflado y morado prepucio sin poder evitar carcajearse. El representativo Hombre preparado y madrugador puso la tele por la noche, y luego le venció un apacible sueño.
Al día siguiente, una enorme bola de fuego iba llenando poco a poco el encuadre, era el video que dicho Hombre decidió grabar (mientras sonreía) con su Ipad.

ilove

Negrura

Con el tiempo no se está tan mal aquí dentro. Es un buen hueco casual bajo el desprendimiento. Siguen las alucinaciones auditivas relacionadas con el agua. Las rocas siguen duras y frías, muy calladas, hieráticas, pero amablemente quietas. La no-agua a veces desprende un ruido alto y claro. No tengo Google para saber cuándo moriré de sed; nada de yahoo respuestas. Solo sé que se muere antes de sed que de hambre. Con mi móvil solo podría jugar al Tetris. Ya no tiene batería. A veces grito, ya no muy alto, poco convencido. Hasta he pensado en hacerme una última paja, pero la idea de que eso ayude a la deshidratación, me frena.
Nunca fui a Nueva York. Nunca me atreví a decirle lo que tenía que decirle a cierta chica. Nunca me lancé desde un avión. Nunca leí a Kafka (sobre el que llegué a escribir un largo artículo por dinero). Nunca les dije a mis padres lo suficiente lo que les quería. Nunca me puse en paz conmigo mismo. Daría mi vida (no quiero ironías) por poder tener una segunda oportunidad, un poco más de tiempo para algún día irme en paz de verdad…
Una (supongo) mañana, oigo ruido, ruidos humanos. Al principio creo que son más alucinaciones. No ha pasado tanto tiempo desde el desprendimiento. De golpe todo puede volver a ser como antes. Yo contra el mundo. Finalmente la patrulla de búsqueda taladra y destroza una de las piedras, la más segura, imagino. No sé cómo saben que estoy aquí; no digo nada, no les aliento ni doy indicaciones. Uno de los tipos alarga la mano hacia mí; me aparto, un acto reflejo. Me aferro a mi roca favorita: Enelda. No quiero, no… Dos tipos me agarran por los pies para tirar de mí; y yo grito, intento zafarme;
–¡No…! ¡No! ¡Noooooooo…!

uuu

Nadie

Hijo, atiende, ¿ves esto?, ¿ves esto?, ¿lo ves?, ¿en qué piensas? Si no miras hacia aquí para verlo vas a hacer llorar a tu madre. Tienes que ser de otra manera, fíjate en tu hermano, fíjate en tu primo, fíjate en Dani el vecino, y ¿cómo se llamaba ese chico de la vecina de…?, como sea, fíjate en él también. Cero suspensos. O esa chica, esa niña, esa… ¿cómo se llamaba?, que vivía en… esa tan lista, era más lista que el hambre, ya lo dicen, caballo ladrador poco mordedor, a perro regalado abril lluvioso, cuando marzo mayea, diciembre mar… lo que sea. Pero tienes que corregirte, tienes que… Era así, sí, no, no estás avanzando, te vamos a apuntar a… Un momento. Así, mueve los brazos, patalea, no, no te ahogas. Estás haciendo llorar a tu madre. No digas eso, y no mires mal a la enfermera, y se coge más rápido a un cojo que a un mentiroso, ¿entiendes?, porque los cojos… No, no estás tragando tanta agua. Aquí haces pie. No te has puesto suficiente crema. Mañana te llevas al colegio la mochila nueva. Así…, no, no pasa nada, es solo un poquito de agua por la nariz. No montes un drama. Mientras hay esperanza hay vida en… Así, así, ahora ya vas solo sin ruedines, la prótesis va de maravilla. Solo pedalea fuerte. Arregla eso, habla con… respeta al profesor, alcanza la nota media, necesitas… No, eso no es una aleta, tonto, es basura. No vuelvas a esconder libros dentro de los libros de texto. Si lees, lee lo que debes leer. No te quejes tanto, muchos niños viven sin un pie. Administración y dirección de empresas. Mira a tu madre, al menos ya no llora. Pero nos tienes que decir por qué sangras por la nariz últimamente, y cuándo te vas a casar, cuándo nos vas a dar nietos, cuándo los vas a bautizar y vas a hacer que tu madre sea feliz de una vez. No nos mires así, hay miles de chicas que se mueren por un chico formal, aunque le hayan mordido un pie.

DSCN1459[1]

Nigri

No tiene nada que ver en absoluto el asunto de las curvas de Jessica Nigri en lo relacionado con la admiración “digital” hacia Jessica Nigri. El arte de todo el ritual es lo realmente importante, y no hablo de masturbación; lo llaman Cosplay; antes era disfrazarse; pero casi todo es un arte si haces arte con ello. Esto es casi como enamorarse de alguien que no existe (a veces la barrera del idioma es suficiente, o la distancia, aunque al final con tu cara Arruinada suele bastar…). Pero a cierto nivel es enamorarse al fin y al cabo. Y cambia Jessica Nigri por el nombre que creas oportuno. Piensa que a pesar de lo que uno pueda mentir, a veces no hay solidez en la mentira, a veces la mentira puede ser tan parcial como ciertas verdades. O dicho de otra forma, no solo hay medias verdades, también hay medias mentiras, a veces muy interesadas; algunos espabilados son muy aficionados a las medias mentiras. No tiene nada que ver en absoluto el asunto de las curvas de Jessica Nigri en lo relacionado con la admiración “digital” hacia Jessica Nigri… piensa qué sería de esas curvas sin esa cara. La ironía es que la persona a la que quieres de verdad, probablemente se parezca bien poco a Jessica Nigri en casi nada interior o exterior… La belleza es subjetiva porque no tienes el torso relleno de porexpan, y hasta aquello que te la pone dura viene con una mirada. Bienvenido a la línea número trece (que aquí es la quince). No te asustes, es solo que seguimos vivos, y todo es más obvio y superficial de lo que parece, lástima que casi siempre lo sea a un nivel metafísico e incomprensible, solo garabateable…

nigri 2

Alguien

Solo los que son alguien están aquí, y quieren saludarte, darte la bienvenida. Quieren felicitarte por tu logro. Al fin eres alguien. Te piden tus papeles, los documentos y firmas que lo atestiguan, que atestiguan que por fin eres ese Alguien de una vez. Y te sonríen al comprobarlos, porque los llevas siempre encima. Eres tu yo más apto y de alto perfil, el yo oficial, el preparado. Finalmente has logrado responder a la pregunta que tus padres te hacían siempre: ¿No quieres ser alguien en la vida? Lo tuyo te ha costado. Has pasado, al parecer, muchos años siendo nadie, no figurando, siendo no tenido en cuenta, siendo solo un proyecto de persona. Incluso así, hasta se te ocurría pensar a ratos que tú ya te sentías como Alguien, con identidad propia más allá del DNI. Inocente… Pero menos mal, no serás peluquera, ni camarero, ni camionero, ni portero, ni soldador, ni mecánico… Serás Alguien. Sonríe a los que te dan la bienvenida, que ondee tu impresionante estandarte. Has madurado, tienes identidad, ya puedes barrer las sospechas bajo la alfombra de la meritocracia. Ese bulto que te ha crecido es la polla que Dios te ha hecho agrandar. Ese bonito armario de ropa y productos femeninos es la nueva piel a la que adorar. Viva Alguien. Viva el madurar.

alguien

Elizabeth Olsen

Dolby Theatre, a visualizar. La persona que limpió, barrió, fregó luego esas escaleras en las que había tropezado Jennifer Lawrence, aunque utilizadas también por muchos otros que también fueron a recoger su galardón (a quién le importan esos otros, a esa persona no). 2013 era. Puede que fuera un tío, un mandado, o una tía, poco importa; limpiando. Otro retrato inventado, esto, para regocijo de la mitomanía. O el disfraz de la mitomanía para hablar de otra cosa, la energía que la actriz te hace evocar, y que es de otra persona, y que aunque dicha persona quizá no hará pensar jamás a nadie de la limpieza en que está limpiando las escaleras en las que ha tropezado (o lo que sea), para ti tiene que ver con la incomprensión sobre qué puede llevar a la gente a suicidarse. Igual hasta es la luz que te mantiene vivo, o el motivo por el que el anciano se muere poco después de que haya muerto el amor de su vida.

j j j

Te importa un huevo

Hasta un huevo tiene cámara de aire, está en lo que sería su base. Consúltalo, se ve mejor en el corte transversal. También están las chalazas, cerca de la yema. El disco germinal está también en la parte más interna; hay tres clases de fluidos, el albumen interno, el externo y el externo denso. Luego encontramos las membranas testáceas, y finalmente la cáscara.
Los huevos se pudren porque albergan porosidades en la cáscara. A simple vista da la sensación de que la cáscara ha de ser muy protectora, pero la verdad es que solo cumple con una función logística de contención del pringue. Las bacterias son mucho más pequeñas que las porosidades, saben entrar hasta la cocina del huevo, y se nutren de la yema y la clara. Luego se multiplican indiscriminadamente y comienzan los terribles olores y la putrefacción. Recuerdo vagamente (a varios niveles) cosas de la clase de Naturales, pero está todo en yahoo respuestas.
Creo que fue un poco después cuando ciertos patrones se comenzaron a repetir. Luego empezamos a apuntar a los críos al colegio.

herm